Select Page

Piensa en la última vez que ayudaste a alguien. Tal vez enviaste un WhatsApp de apoyo a un amigo estresado, o le diste indicaciones a una peatón perdido.

¿Cómo te sentiste?

Si te sentiste feliz, no estás solo. Las investigaciones muestran que ayudar a otros ofrece importantes beneficios psicológicos y para la salud.


Read more: Teens who feel down may benefit from picking others up


En la vida diaria, muchas personas describen que experimentan un mejor estado de ánimo aquellos días en que ayudan a un extraño o escuchan los problemas de un amigo. Los adultos que realizan trabajo voluntariado, gastan dinero en otros y apoyan a sus cónyuges también sienten mayor bienestar y tienen menos riesgo de fallecer.

Ayudar a otros es beneficioso en parte porque promueve la socialización y las habilidades personales.

Como investigadora que estudia el desarrollo de los adolescentes, decidí analizar cómo se producía este fenómeno entre los adolescentes. La adolescencia es una etapa de elevada intensidad emocional y me interesa estudiar el comportamiento social de los adolescentes – cómo ayudan, reconfortan y comparten – en el contexto de sus relaciones más cercanas.

¿Podrían los jóvenes lograr mejorar su estado de ánimo ayudando a otros?

Adolescencia y depresión

Durante la adolescencia, los jóvenes se sienten cada vez más preocupados por las opiniones de sus compañeros, incluidos sus amigos y sus relaciones amorosas. De hecho, la adolescencia es un período en que las experiencias de exclusión social o rechazo duelen más que en otras etapas vitales.

La adolescencia puede ser una etapa muy difícil para muchos jóvenes. Paul De Los Reyes, CC BY

La adolescencia es también un período de alto riesgo para el desarrollo de síntomas depresivos. Casi uno de cada 11 adolescentes y adultos jóvenes en EEUU experimentan un fuerte episodio depresivo. Hasta los jóvenes con síntomas depresivos pero sin diagnóstico oficial de depresión corren el riesgo de sufrir problemas de adaptación, como la soledad o dificultades en las relaciones románticas.

Además de experimentar un sentimiento de desesperanza y carecer de autoestima, los adolescentes deprimidos a menudo responden al estrés social con intensas emociones negativas. Por ejemplo, los adolescentes con serios trastornos depresivos suelen sentir mayor rechazo hacia sus semejantes que los que no tienen estos problemas.

Los psicólogos también sabemos que, en general, las inquietudes de los adolescentes sobre la interacción social pueden propicar que las relaciones interpersonales positivas – como ofrecer apoyo o asistencia a sus compañeros – sean mucho más gratificantes.

Si los adolescentes deprimidos se sienten mal después de tener encuentros sociales negativos, ¿podrían sentirse mucho mejor después de tener contactos sociales positivos?

¿Ayudaste a alguien hoy?

En un estudio reciente, mis colegas y yo examinamos el comportamiento social de los adolescentes en sus interacciones cotidianas con amigos y parejas. Nuestro objetivo fue entender si el ofrecimiento de ayuda beneficia a los jóvenes que tienen síntomas de depresión.

Hicimos el estudio con un grupo de 99 adolescentes en Los Angeles, con una media de edad de 18 años. La mayoría de ellos eran estudiantes de colegio o recién graduados. Primero evaluamos sus síntomas depresivos en el laboratorio para saber cómo se habían sentido durante las dos semanas anteriores.

Les pedimos que completaran 10 días consecutivos de encuestas cortas. Los participantes nos contaron si habían ayudado a sus amigos o parejas – actos sencillos como hacerles un favor o ayudarlos a sentirse importantes. Nos hablaron también de su propio estado de ánimo.

Los días en que los adolescentes ayudaron a sus amigos o novios experimentaron buen estado de ánimo. Esto ocurría aun si su estado de ánimo no había sido bueno el día anterior o si ellos mismos no habían recibido ningún tipo de estímulo social ese día. El haber ayudado a otra persona estaba muy vinculado con un elevamiento espiritual.

Pero, ¿acaso la ayuda a otros es más positiva en unos adolescentes que en otros? Observamos que los efectos positivos de haber ayudado a otros fueron más fuertes en los adolescentes con mayores niveles de síntomas depresivos. De modo que los jóvenes con alta angustia experimentaron mayores beneficios para su estado de ánimo cuando apoyaron a sus compañeros.

Los adolescentes se sintieron mejor al apoyar a un amigo. Justin Groep/Unsplash, CC BY

Ayudar a otros nos beneficia

A menudo hablamos sobre la importancia de recibir apoyo social cuando estamos deprimidos. Estos hallazgos resaltan el gran valor de brindar apoyo a otros.

Nuestro estudio se basa en investigaciones previas que demuestran que el comportamiento a favor de otros es más gratificante para quienes experimentan ansiedad social, neurosis e insatisfacción corporal.

Aunque no comprobamos los mecanismos subyacentes de por qué sucede esto, es posible que brindar ayuda pueda hacer que las personas se sientan estimadas por otros o promueva un sentimiento de determinación y autoestima. Para los jóvenes con altos niveles de angustia social y emocional, las ocasiones para fortalecer las conexiones sociales y sentirse competentes ante los más allegados pueden ser muy importantes para mejorar su estado de ánimo.

Muchos estudios, incluido el nuestro, que vinculan el comportamiento de la conducta social positiva con el estado de ánimo, son correlativos. Es decir, no podemos concluir que ayudar a amigos o parejas puede llevar a un estado de ánimo más positivo.

Más estudios aleatorios experimentales que invitan a sus participantes a comprometerse a participar actos de bondad y otros a no participar en estos ayudaría a saber si sea el mismo estado de ánimo positivo el que impulse la conducta social positiva posterior.

También es importante tener en cuenta que muy pocos participantes en nuestro estaban clínicamente deprimidos. La investigación aún necesita determinar si la conducta social positiva esté vinculada de manera directa con el buen estado de ánimo entre los adolescentes diagnosticados con un trastorno depresivo.

Sería interesante, creo yo, averiguar si los jóvenes deprimidos experimentan “agotamiento” emocional cuando prestan ayuda con mucha frecuencia.

La palabra “adolescencia” puede evocar imágenes de angustia, comportamiento peligroso y conflictos interpersonales, pero estos años también son una fase de gran crecimiento social. Comprender cuándo, cómo y por qué los adolescentes experimentan una conducta social positiva podría contribuir a una mejor comprensión de su desarrollo social.

The Conversation – Articles (US)

Pin It on Pinterest

Share This